miércoles, 4 de mayo de 2016

Batalla de Brión (1800)


Es una batalla naval que tuvo lugar el 25 y 26 de agosto de 1800 y que enfrentó a las tropas británicas y españolas, en el contexto de la guerra anglo-española (1796-1802) iniciada por España como aliada de Francia contra Inglaterra. El nombre de la batalla se debe puesto que es uno de los lugares donde aconteció esta batalla. En la ría de Ferrol.

Antecedentes

Durante la guerra de la segunda coalición como parte de los planes contra sus enemigos franco-españoles. El alto mando británico ordenó una incursión en el puerto de Ferrol por dos motivos: la deficiente defensa española que había en esta zona y para contrarrestar la tenaz resistencia que la flota coaligada estaba oponiendo al bloqueo naval de Brest al que estaban sometiendo.


Fuerzas británicas

La fuerza expedicionaria británica constaba de veinte buques de guerra ( navíos de línea), y otros 80 que trasladaba a un contingente de 15000 hombres. Estos estaban repartidos entre marinería, infantería, artillería y fusileros, al mando del general Pulteney.
Desarrollo de la batalla

-Día 25: Hacia el mediodía se alertó de la cercanía de una escuadra con pabellón francés, que les hizo sospechar que podía tratarse de una argucia británica para aproximarse sin llamar demasiada la atención.
El teniente general Juan Joaquín Moreno verificó que fondeaban los británicos en las playas de San Jorge y Doniños y automáticamente desembarco de su buque insignia, el Real Carlos, a 500 hombres en El Vispón, tomando posiciones en La Graña y Brión. Instaló artillería en el castillo de San Felipe y lanchas cañoneras para impedor la entrada de buques británicos.
El general Melgarejo alertó a las guarniciones cercanas. Por la tarde llegó a Catabois la división de granaderos y cazadores de Jubia. A la noche los británicos encontraron resistencia española en La Graña y dada su inferioridad numérica se retiraron. Sin embargo, esto retrasó a los hombres de Pulteney que no ocuparon Brión de noche.

 
-Día 26:Al amanecer del día 26, el mariscal de campo Conde de Donadío, quien ostentaba interinamente el mando militar de la plaza, quiso cortar al enemigo el acceso a Ferrol por el norte. Por ello, al frente del Batallón de Orense tomó posiciones desde Serantes a Valón. Además, las fuerzas de La Graña, que se reorganizaron durante la noche, habían vuelto a subir a Brión. El combate se reanudó cuando la División de Jubia, sin esperar órdenes, cargó contra el flanco izquierdo británico. A pesar de que sólo disponía de unos 1.500 hombres más, a Donadío no le quedó entonces más remedio que ordenar un ataque general. Los españoles repelieron por dos veces el empuje de los anglosajones, pero finalmente perdieron La Graña y Valón. Sólo el Castillo de San Felipe resistió la ofensiva gracias a sus dos piezas de artillería y a las lanchas cañoneras, así como al fuego abierto desde el fuerte de La Palma (en la orilla opuesta).

 
La batalla parecía decantarse hacia el lado británico. No obstante, a pesar de su escaso número, los defensores habían opuesto una resistencia mayor de la esperada por Pulteney, quien había previsto ejecutar una operación rápida que sorprendiera al enemigo y que se saldara con escasas bajas propias. tuvo noticia de que acudían más refuerzos desde Mugardos y otros sitios. Por todo ello calculó mal el potencial del rival y pensó que se enfrentaba a una cantidad mayor de fuerzas que las que realmente se encontraban en el lugar. Habiendo perdido ya la capacidad de sorpresa, y ante el temor de sufrir demasiadas bajas, el general resolvió retirarse y reembarcar.Hacia las 11 de la mañana los británicos iniciaron el repliege hacia la costa y amediodía subieron a las naves.