lunes, 2 de febrero de 2015

Refugio de Verdes (Coristanco).



Uno de los sitios más mágicos de Galicia es el Refugio de Verdes. El río Anllóns recorre la comarca de Bergantiños de oeste a este, desde Carballo hasta Ponteceso, su desembocadura. Al pasar por la parroquia de Verdes, en el concello de Coristanco, el río bordea un pequeño pero escarpado monte de 151 m de altura. En este lugar el río y la etnografía se convierte en magia y forma uno de los rincones más bellos de Galicia. 


El autor de este cautivador espacio es el Río Anllóns a su paso por esta parroquia, formando pequeñas cascadas y rápidos de agua, los cuales fueron aprovechados para la construcción de molinos. También, el río, a su paso, forma pequeños islotes unidos por pequeños puentes de madera y piedra.



En su inicio este lugar era un coto de pesca pero ahora a mayores cuenta con numerosos senderos, paseos junto al río Anllóns que recorren la muestra de más de doce molinos, algunos han sido rehabilitados y otros continúan en su estado original.



Es un sitio muy amplio y en un ambiente natural donde cuentas con diversas mesas y barbacoas para pasar una agradable tarde de domingo en familia o un día de senderismo para los amantes del deporte. 


El coto de Verdes se encuentra a escasa distancia de A Coruña, por eso es n lugar ideal para disfrutar de un día en contacto con la naturaleza y la etnocultura. El coto de Verdes tiene una longitud de 7 km y comprende los concellos de Carballo, Coristanco y Ponteceso. Sin embargo el “Refugio de Verdes” está localizado en el concello de Coristanco, a tan solo 400 metros de los límites de Ponteceso, en donde forma frontera política con este.





El refugio también cuenta con un ruta andando que consta de 6 kilómetros y es de dificultad baja. Serían alrededor de 2 horas caminando. La ruta sería la sigueinte:

-Partiriamos del mismo Refugio y seguiriamos el curso del río por el margen izquierdo hasta la histórica Pontedona. Desde allí, siguiendo el antiguo camino, subimos a Vilaverde para continuar por una pista hasta el lugar de Cereo Vello. Luego seguimos hacia Verdes para visitar el pazo da Ponte y la finca cercada de la Señora, uno de los pocos robledales que se en conservan en Bergantiños, y retornarmos de nuevo al Refugio.
-Atravesamos el puente que hay junto a los molinos que hacen de refugio de los pescadores. El camino que lleva dirección NW, va bordeando el canal del río por el borde izquierdo. En el inicio vemos algún molino en ruinas, perteneciente a los vecinos de Vilaverde.
-Después de llevar caminando cerca de 1 kilómetro, llegamos a Retorta, topónimo que alude a la curva que hace el río en este lugar. cambiando su dirección hacia el suroeste y realizando un ángulo recto. Enseguida avistamos la Pontedona, una construcción antigua por la que atravesaba el camino real que desde Agualada se dirigía la villa alfarera de Buño.
-Desde Vilaverde seguimos la pista que lleva a Cereo Vello, primitivo núcleo de la parroquia y donde se emplaza la casa hidalga de los Caamaño.
-Desde Cereo Vello, continuamos el camino por la carretera que lleva a Verdes y cruza el Anllóns por el lugar da Ponte. Una vez pasado el río nos encontramos de frente con los muros pertenecientes a la casa señorial del Pazo da Ponte.

Desde este lugar podemos regresar al Refugio, bien siguiendo la carretera que pasa por entre las casas de Verdes, o sino, cogiendo la senda que bordea el Río Anllóns.


  



Sin duda es un lugar mágico que merece la pena visitar.