viernes, 24 de mayo de 2013

PULPO Á FEIRA

PULPO Á FEIRA

 

        

Si hasta hace poco tiempo era normal ver en casi todas las recetas de pulpo a la gallega o “a feira” que había que golpear al pobre animal para ablandar sus duras carnes, esta “técnica” ha sido sustituida por otra “más moderna” y práctica como es la congelación.

Aunque este truco es conocido en casi todos los hogares españoles, hay que seguir otros pasos para obtener un pulpo a la gallega o “a feira” que se parezca, sólo un poco, al que elaboran las “pulpeiras” en Galicia. Estos son, “asustar” al pulpo tres veces en agua hirviendo (si queremos conservar entera la piel exterior del pulpo), cocerlo en agua sin sal y dejarlo, después de escurrirle, un cuarto de hora para que se atempere.

INGREDIENTES :

  • 1 Pulpo de 2 kilos
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cebolleta
  • Pimentón de la Vera
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal gorda


ELABORACION DEL PULPO ALA GALLEGA:
1.   Ponemos a cocer en una olla a presión, abundante agua con la cebolleta limpia y cortada en cuartos y la hoja de laurel. Cuando empiece el agua a hervir, “asustaremos” tres veces al pulpo (descongelado con anterioridad).
2.  Agarrando al bicho por la cabeza, le introduciremos en la olla, con cuidado de no quemarnos los dedos. Contamos de cinco a diez segundos y sacamos. Cuando empiece el agua a hervir otra vez, volvemos a repetir la operación, hasta dos veces más.
3.  Dejamos el pulpo en el interior de la olla, tapamos, dejamos que suba la válvula al máximo, bajamos el fuego y contamos veinte minutos.
4.  Pasado el tiempo, retiramos la olla, enfriamos bajo el grifo de agua fría, abrimos y comprobamos que el pulpo está cocido. Si no fuera así, volvemos a tapar la olla y ponemos al fuego otros cinco minutos más.
5.  Sacamos el pulpo, escurrimos y dejamos templar quince minutos en un escurridor.
6.  Cortamos las patas de pulpo, con la ayuda de unas tijeras, en rodajas de medio centímetro de grosor que colocaremos en un plato de madera, típicos del pulpo a la gallega o “a feira”.
7.  Aderezamos con un poco de pimentón de La Vera, un hilo de aceite de oliva virgen extra y sal gorda al gusto.
8.  Servimos y degustamos el pulpo a la gallega.

Nota
Sí quieres servir el pulpo con unas patatas cocidas o “cachelos”, en el mismo agua de cocer el pulpo, y mientras se atempera, pones a cocer dos o tres patatas lavadas y sin pelar en la olla a presión.
Una vez estén cocidas, sólo tendrás que pelarlas y cortarlas como más te guste, en rodajas o en trozos, que se colocarán encima del plato de madera y debajo del pulpo. Después aderezas con el pimentón, aceite y sal.
                                                                                                                             Lucia díaz ferreira